lunes, 23 de enero de 2012

Juzguemos el servicio Megaupload y no a la persona

La semana pasada nos hemos despertado sobresaltados con la detención a  manos del FBI de los creadores y dueños de Megaupload, a la cabeza Kim Schmitz o Kim 'Dotcom' o como quiera que se llame este "grandioso" personaje de gustos estrafalarios y horteras.


Y desde el momento de su detención se ha desatado una irrisoria carrera en los medios de comunicación por demonizar en muchos casos al creador de Megaupload más que en profundizar en si es lícito o no el servicio del que era creador y máximo responsable y que ahora han cerrado.

Yo no voy a entrar a juzgar los gustos de este personaje, del cual disto mucho parecerme, pero sí daré mi punto de vista respecto a la intervención tan "jolibudiense" que ha llevado a cabo el FBI, y es que, como bien he leído en numeroso medios de comunicación y blog del sector tecnológico, el cierre de Megaupload y sus filiales viene a ser un acto, cuanto menos, un tanto dictatorial. Sería como muchos han ejemplificado, si se cerrara tal o cual banco al descubrir que entre sus miles de cuentas bancarias, existen algunas fraudulentas o cuyo dinero proviene del narcotráfico.

Pues por eso mismo, yo me pregunto:
  • ¿no hubiera sido más justo y legal cerrar aquellas cuentas, servidores, etc. que estuvieran alojadas en Megaupload y que son fraudulentas y violan derechos de autor? 

Quedan otras muchas interrogantes por resolver como qué pasará con esos archivos legales que muchas personas habían alojado en los servidores de Megaupload y si estas personas deberían tomar acciones legales contra el FBI por haber vulnerado su derecho a la intimidad. También es digno de mención el posible miedo de muchos internautas a almacenar sus archivos en la red como cada vez ocurre en mayor medida, dada la inseguridad que se desprende de que, aunque los archivos que yo almacene y comparta sean legales, estamos vendidos ante la posibilidad de que el servicio donde los alojo incurra en alguna ilegalidad que pueda ocasionar su cierre, afectándonos a nosotros de forma indirecta.   

Esta lógica del FBI de "matado el perro se acabó la rabia", creo que dista mucho de ser cierta y solo sirve para que otros agudicen su ingenio para burlar derechos de autor y demás leyes restrictivas.

Vamos, como dicen muchos, es querer ponerle puertas al campo.....imposible, o cuanto menos, fantasioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes comentar el post aquí